La Vieja Fábrica Cremosa, con el mismo sabor de siempre y sin pepitas

Escrito por: cocinero    17 febrero 2016     Sin comentarios     1 minuto

La auténtica crema de las mermeladas, para untar y no encontrarse semillas, ni pepitas ni tropezones. Perfecta para el desayuno de los más pequeños que son reacios a encontrar trocitos y con el mismo sabor de siempre y con fruta de primera calidad. También como merienda, ofreciendo algo dulce en las primeras horas de la tarde para que terminen el día con energía.

Y es que la podemos usar con un abanico de posibilidades bien amplio, desde servirla simplemente untada en una tostada hasta recubrir cualquier tarta, la de queso por ejemplo, que queda riquísima y que será un verdadero éxito.

La podremos encontrar hasta en cinco sabores diferentes, desde el tradicional de fresa, melocotón o frutas del bosque, hasta los más exóticos, de ciruela o mango. Lo importante es que los sabores de siempre, los tradicionales y los que estamos acostumbrados, no los perdamos; con esto, incluso los ganamos.

¡Feliz cocina!


Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.