Receta para niños: arroz a la cubana

Receta para niños: arroz a la cubana

Escrito por: cocinero    24 abril 2012     2 Comentarios     2 minutos

Aunque tal y como lo conocemos nada tenga que ver con la cocina cubana, es un plato estrella en todas las casas, tanto para grandes como pequeños y difícil encontrar alguien al que no le guste este plato. Tiene su orígen en un plato cubano con cebolla, carne, huevos, plátanos y otros ingredientes, todos ellos originarios de Cuba, aunque en España lo conocemos de forma adaptada a nuestro paladar y con un ingrediente español: el arroz.

Ingredientes para 4 personas

  • 250 g. de arroz
  • 2 dientes de ajo
  • 4 huevos
  • 4 plátanos
  • Salsa de tomate
  • 1 hoja de laurel
  • Agua
  • Sal

Elaboración

Aunque tal y como lo conocemos nada tenga que ver con la cocina cubana, es un plato estrella en todas las casas, tanto para grandes como pequeños y difícil encontrar alguien al que no le guste este plato. Tiene su orígen en un plato cubano con cebolla, carne, huevos, plátanos y otros ingredientes, todos ellos originarios de Cuba, aunque en España lo conocemos de forma adaptada a nuestro paladar y con un ingrediente español: el arroz.

Es un plato muy apto para cuando no hay nada preparado y tengo que reconocer que es uno de mis platos preferidos, por la sencillez y el contraste de dulce con salado. Los ingredientes son muy básicos y que se pueden tener en casa en cualquier momento.

Comenzamos cociendo el arroz. Aunque hay diferentes maneras, solemos prepararlo con un poco de aceite y añadiendo los dientes de ajo en láminas hasta que se doren. Rehogamos el arroz y a continuación añadimos el doble de su volumen de agua, junto con la hoja de laurel. Esto permite que el arroz no quede al final tan soso. El arroz estará listo (aunque depende del gusto) cuando se haya evaporado todo el agua teniéndolo a fuego medio.

El huevo frito no tiene misterio; una sarten con aceite y cuando esté caliente cuajar el huevo. El plátano lo pelaremos y haremos un corte por la mitad si nos gusta blandito o tal cual a la sartén si nos gusta algo durito. Con el aceite se dorará (por el azúcar que contiene) bastante rápido, por lo que conviene tener cuidado.

La salsa de tomate se puede comprar hecha, aunque es conveniente, sobre todo si hay niños, freir el tomate en casa añadiendo alguna cebolla y triturarlo todo al final, para así aprovechar y que coman algo de verdura. La presentación queda para vuestra imaginación.

¡Feliz cocina!


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.