Espinacas a la crema

Espinacas a la crema

Escrito por: cocinero    15 diciembre 2011     Sin comentarios     2 minutos

Ingredientes

  • 500 gr de espinacas
  • 1 cebolla pequeña
  • 100 g. de jamón en daditos
  • 1 cucharada de harina
  • 700 ml. de leche
  • 40 g. de mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Nuez moscada
  • Sal
  • 1 rebanada de pan de molde

Preparación

Esta receta tiene muchas variantes e incluso nombres, ya que además de espinacas a la crema se puede encontrar como espinacas con bechamel e incluso elaboradas con otro ingrediente que no es el jamón, como gambas y terminarlas gratinadas al horno con un poco de queso rallado. Estas son como yo las hago y como están buenísimas.

Primero prepararemos la bechamel con la mantequilla y un poco de aceite para que no se queme. Añadimos la harina y esperamos a que el roux se mezcle muy bien, tal y como comentamos con las croquetas de queso, pues será el truco para que luego no se formen grumos. Después de dejar cocer la harina, añadimos la leche y vamos removiendo constantemente para que vaya espesando y después se quede fina. Añadimos sal y nuez moscada al gusto y reservamos. A mi me gusta algo líquida, pero podéis dejar cocer un poco más si os gusta más espesa.

Las espinacas os recomiendo comprarlas frescas ya lavadas y limpias, pues es algo laborioso y cada vez se encuentran de más calidad ya limpias. Aun así, yo siempre las paso un poco por el grifo y directamente las introduzco en una olla con un dedo de agua, para que cuezan. Veréis que reducen hasta un cuarto su volumen original. A los 2-3 minutos se sacan y se escurren muy bien, con un colador y apretando con una espátula. Después se pican y se reservan.

Picamos muy fina la cebolla y dejamos rehogar en una sartén con aceite. A continuación añadimos el jamón cortado en finos dados (de aproximadamente medio centrímetro) y esperamos unos segundos a que se caliente para incorporar las espinacas. Dejamos rehogar un poco y añadimos la bechamel, que irá a gustos. A mi me gusta ir batiendo según voy añadiendo poco a poco, así se integra todo perfectamente y parece una crema.

Freimos en abundante aceite una rebanada de pan de molde cortada en cuatro (podéis hacer cuadrados, rectángulos, triángulos). Se sirven las espinacas y se decora con el pan frito.

A los niños puede atraerles el color verde con el blanco, y si añadimos abundante bechamel, es una buena forma de hacerles comer esta espectacular verdura.

¡Feliz cocina!


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.