arroz con pollo y setas

Las setas son uno de los alimentos que se pueden encontrar en otoño, además de primavera. Para aprovechar al máximo su sabor y que se trata de un producto de temporada, os acercamos esta deliciosa receta que gustará a todos. Además de ser un plato con mucho sabor es muy saludable.

(más…)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ingredientes para 4 personas

  • 300 g. de chantarella o rebozuelo
  • 4 patatas medianas
  • 1 cebolla mediana
  • 6 dientes de ajo
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 zanahoria
  • 1 l. de agua

Elaboración

También conocida como chantarella o anacate no tiene un color característico, pues depende del terreno donde crece, abarca un abanico desde el amarillo blanquecino hasta el naranja. El tamaño del sombrero o copa (de ahí su nombre) varía de 6 a 10 cm. Crece normalmente cerca de alcornoques, encinas o robles. Recordad que si se va a setas de forma particular, es imprescindible conocer muy bien el producto y en caso de duda, desechar cualquiera. Una seta puede echar por tierra todo un guiso.

Para preparar este plato típico de otoño para entrar en calor, se debe picar la cebolla, los ajos, el pimiento y la zanahoria en daditos pequeños. Se añaden a una cacerola y se deja pochar bien. Las patatas es importante que se casquen, es decir, cortar un poco y arrancar el resto. De esta manera durante la cocción desprenden almidón y espesa el caldo. Más adelante añadir las setas y las patatas y rehogar ligeramente.

A continuación añadimos el agua y probamos de sal, al final, para evitar pasarnos. Cuando la patata esté blandita, ayudarse con un palillo o brocheta, retirar del fuego.

Si la salsa a pesar de haber cascado las patatas queda muy líquida, podemos machacar algunas patatas para espesarlo.

¡Feliz cocina!

aceites-mix

Es época de setas y teniendo nuestro mejor producto que tanto representa nuestro país, el Aceite de Oliva, no podíamos dejar escapar esta oportunidad de comentar cual de las cuatro variedades más características maridan mejor con nuestras setas. Cualquier matiz, tanto del aceite como de la seta, nos ayudará a elevar cualquier seta, por común que parezca, al mayor nivel gastronómico posible.

(más…)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ingredientes

  • 250 g. de trompeta de los muertos
  • 1 cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • 3 huevos grandes (tamaño L/XL)

Elaboración

También conocida como trompeta de la muerte que debe su nombre a su color negro y su forma. Su sombrero suele medir entre 5 y 15 centímetros y de color negro o gris muy oscuro, mientras que el tallo tiene un color gris claro. Se suele encontrar en esta época, desde finales de verano hasta entrado el invierno, siempre en climas húmedos y cercanos a bosques de hayas y robles. Su sabor es exquisito.

Esta receta no tiene gran dificultad, ya que si sabemos hacer una tortilla de patata, tenemos el 90% hecho. En una sartén con un poco de aceite freímos los ajos y añadimos la cebolla en juliana. Si las setas las hemos rehogado previamente porque no las ibamos a preparar de inmediato, se agregan cuando está pochada la cebolla. En caso contrario, agregar también al principio, con la cebolla.

Batimos los huevos y agregamos la cebolla, ajo y setas. Mezclamos bien y cuando la sartén con un poco de aceite esté caliente, volcamos y cuajamos. El tiempo depende del gusto, si nos gusta más o menos cuajada. Damos la vuelta con el vuelvetortillas, agregamos un poco de aceite en la sartén para evitar que se pegue, y ponemos nuevamente la tortilla para que se termine de hacer por la otra cara.

Truco: si no la vamos a consumir inmediatamente no tapar hasta que no esté fría para evitar que el vapor humedezca la parte superior y no quede tan crujiente.

¡Feliz cocina!

risotto-gambas-setas

Ingredientes para 4 personas

  • 300 g de arroz bomba o de grano corto
  • 1 cebolla
  • 150 ml. de vino blanco
  • 50 g. de mantequilla
  • 250 g. de queso rallado (preferiblemente parmesano)
  • 100 g. de setas variadas: shiitake, boletus…
  • 8 langostinos o 12 gambas peladas
  • 2 litros de caldo verdura/gambas
  • Reducción de vinagre de módena para decorar
  • Aceite de oliva y sal

Elaboración

El risotto tiene su origen en Italia, donde significa arroz, y cuyo método de elaboración es diferente al de la paella o arroz a la cubana que conocemos en España. La base es arroz al que se le añade caldo poco a poco y se va removiendo para que suelte todo el almidón y vaya cogiendo una textura similar al arroz meloso.

Lo primero que necesitamos es hacer el caldo. Personalmente prefiero mezclar caldo de verduras y el caldo obtenido de las cabezas y cáscaras de las gambas. Para el primero cocemos verduras (cebolla, puerro, zanahoria y perejil) durante 45-50 minutos y colamos. Para el de gambas, rehogamos las cabezas y cáscaras en un cazo con un poco de aceite y añadimos agua. Dejamos cocer a fuego medio durante 10-15 minutos; no más porque coge un sabor desagradable. La proporción de un caldo y otro será tres partes de caldo de verduras (1,5 litros) y una parte de caldo de gambas (0,5 litros).

Ahora es momento de preparar el risotto. Ten en cuenta que podemos llegar a tardar media hora y que debe servirse recién hecho, pues de lo contrario se compacta y la textura se pierde. En una cacerola añadimos aceite de oliva y ponemos las setas variadas (se pueden usar congeladas) y se deja que suelten el agua. Retiramos y añadimos las gambas durante 20 segundos para sellarlas. También retiramos.

Picamos la cebolla muy finamente y dejamos rehogar un poco en el aceite con el sabor de setas y gambas y cuando se haya ablandado, añadimos el arroz. La cebolla no debe estar hecha, pues luego se terminará de hacer con el arroz. Cuando esté rehogado, añadimos el vino blanco y dejamos que reduzca. En este momento es necesario empezar a remover continuamente, e iremos añadiendo caldo a medida que lo vayamos necesitando. No hay que incorporarlo de golpe.

Cuando tengamos una textura melosa y el grano esté casi a punto añadiremos las setas rehogadas, la mantequilla y el queso. Se puede añadir queso crema o nata al gusto, pero la mantequilla ya le da buena textura. Debemos dejar evaporar el caldo casi del todo, pues de lo contrario obtendremos una textura demasiado líquida. Cuando la textura sea la correcta, añadimos las gambas y apagamos el fuego; para que terminen de hacerse será necesario 1-2 minutos con el calor residual. Dejar reposar unos minutos para obtener la textura correcta.

Para presentar podemos espolvorear un poco de queso parmesano y reducción de vinagre de módena junto con cebollino o perejil. El resultado es espectacular.

¡Feliz cocina!

Fideos Chinos Chinese Noodles 2

Ingredientes

  • 300 g. de fideos chinos secos
  • 3 chalotas
  • 150 g. de calamar en tiras
  • 100 g. de setas variadas
  • 100 g. de brócoli
  • 1 cucharada de pimentón ahumado agridulce
  • 1 tallo de limoncillo o hierba de limón (sólo la parte blanca)
  • Aceite de oliva
  • Aceite de sésamo (opcional)
  • Sal

Elaboración

El pimentón es una de las especias más utilizadas en nuestro país que se obtiene de la molienda de distintas variedades de pimientos rojos. Es conocido el Pimentón de la Vera por su denominación de origen, que se obtiene en la comarca del mismo nombre, ubicada en la provincia de Cáceres, cercana al Valle del Jerte. Existen tres variedades: dulce, agridulce y picante y se usa en platos tan típicos como los platos a la gallega (pulpo, merluza…) y es base de la gastronomía de muchas comarcas españolas.

Comenzamos pelando y picando las chalotas muy finamente; hacemos lo mismo con el limoncillo. En una sartén pochamos la chalota junto al limoncillo con aceite de oliva y añadimos las setas cortadas en juliana. Salteamos y dejamos durante 10 minutos en el fuego.

El calamar lo partimos en tiras una vez limpio y lo salteamos en otra sartén con aceite bien caliente hasta que esté dorado. Reservamos también.

Con el brócoli vamos extrayendo los cogollos y los lavamos, hervimos en agua con sal durante 8 minutos y los refrescamos en agua fría, escurriendo bien. Podemos aprovechar el mismo agua de cocción para cocer los fideos según las indicaciones del fabricante. Escurrimos y reservamos.

Cuando tenemos preparados todos los ingredientes, calentamos un wok con un poco de aceite de oliva y de sésamo hasta que humee. Añadimos por una parte el brócoli, la chalota con las setas, los calamares y por último los fideos. Salteamos durante unos segundos, añadimos el pimentón agridulce y servimos bien caliente.

Nota: Receta propuesta por La Chinata

¡Feliz cocina!

revuelto-esparragos

Ingredientes

  • 1 manojo de espárragos verdes
  • 2 huevos
  • Nata líquida
  • Aceite
  • Sal

Elaboración

Los espárragos verdes son un producto totalmente mediterráneo, pues se encuentra en casi toda la Península Ibérica, Italia y Grecia, a excepción de algunos puntos muy localizados y es muy fácil encontrarla en zonas silvestres. Culinariamente hablando, el espárrago no contiene nada de grasa ni colesterol, con un contenido bajo en calorías, al igual que en sal. Es una fuente rica en ácido fólico, potasio, fibra natural y rutina. Los espárragos verdes son deliciosos para hacer a la barbacoa o a la plancha con unas escamas de sal o bien en revuelto.

Lo primero que debemos hacer es quitar las partes duras de la raíz. Para saber exactamente el punto, basta con chascar el espárrago por la parte más alejada a la punta y se romperán justo por el sitio adecuado. Los lavamos bien en agua y los partimos en trozos de unos 2 cm. de longitud.

Mientras calentamos aceite en una sartén, escurrimos bien los espárragos, los ponemos en el aceite con mucho cuidado porque puede salpicarnos por el agua, salamos al gusto y los rehogamos a fuego medio unos 10 o 15 minutos dependiendo del grosor, removiendo de vez en cuando.

Por otro lado cascamos dos huevos en un vaso o taza y los volcamos en la sartén sin batir, mezclamos rápidamente hasta dar el punto de cocción del huevo. Recomendamos añadir un chorrito de nata para que queden más cremosos y, sobre todo, no cuajar demasiado el huevo.

Nota: También se pueden añadir unas gambas, setas o unos taquitos de jamón.

¡Feliz cocina!


¿Qué tal te salen los platos de arroz? Si la respuesta es estupendamente o riquísimos, esto te interesa. Porque tienes hasta el 24 de febrero de 2014 para enviarle una receta a Maribel, de Benicarló, la de las alcachofas, y ganar hasta 5.000 euros para renovar tu cocina.

¿Y qué te parecería que tu receta aparecería en su libro de recetas? Pues si tu receta es la mejor, aparecerá junto con otras 49 en el libro de recetas que próximamente se publicará y que se titulará Los Arroces de Maribel y Compañía. Nosotros estamos pensando en enviar nuestro cremoso risotto de setas y gambas o el arroz con conejo y caracoles.

Si tú lo tienes claro, tan sólo tendrás que escoger tu receta favorita o la que mejor te salga y enviársela bien por correo electrónico o bien subirla por la web para participar en el concurso. Y es que además, si acompañas tu receta con una foto o video y eres de los 250 primeros, habrás ganado automáticamente un delantal, que te enviarán a casa sin ningún coste.

¡Feliz cocina!

Más Información | Los arroces de Maribel

arroz-salmon

Ingredientes para 4 personas

  • Caldo de verduras
  • 250 g. de arroz bomba o redondo
  • 1 cebolleta
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 3 ajos
  • 100 ml. de vino blanco
  • 1 ñora
  • 1 tomate para rallar
  • Azafrán
  • 300 g. de salmón fresco
  • Sal

Elaboración

Bien saben los valencianos, alicantinos y el Levante en general que el arroz admite todo y con esta receta queremos ratificarlo. A priori el salmón no es muy buen aliado de caldos y guisos, ya que es muy graso. De hecho sus espinas y pieles no se aprovechan para realizar fumets. Pues bien, si lo cortamos en dados de 4-5 centímetros veremos que lo podemos aprovechar perfectamente para este plato.

Todo surgió cuando teníamos un trozo de salmón y unas verduras en la nevera, las de siempre, y buscamos una forma de unirlo todo para aprovecharlo y limpiar un poco el cajón. Lo más difícil es conseguir el caldo, pero siempre podemos usar uno ya preparado, que últimamente nos sacan de muchos apuros.

El caldo si lo tenemos hecho, lo dejamos cocer unos 10-15 minutos con la ñora, que le dará mucho sabor. Si lo vamos a cocer nosotros, añadimos la ñora desde el principio, que siempre cogerá mucho más sabor.

Comenzamos picando las verduras muy finamente y añadiéndolas en una paella o tartera con un poco de aceite para sofreirlas en este orden: ajo, cebolleta y pimientos. Dejamos rehogar a fuego vivo sin que se quemen y añadimos el vino blanco para que evapore. Añadimos el tomate rallado y dejamos que evapore el agua hasta que espese y añadimos a continuación el arroz.

Dejamos rehogar un poco y añadimos el doble de medida de caldo que de arroz, añadiendo las hebras de azafrán (a mi me gusta tostarlo sobre un papel de plata y un mechero que le aporta más sabor) y revisando el punto de sal. Dejamos cocer unos 10 minutos y añadimos el salmón cortado en dados. Tras 5-7 minutos, le damos un golpe de horno a 220º de 5 minutos para que termine de hacerse el arroz. El tiempo del arroz también va a gustos; en este caso no queda del todo blando, para que no se haga pasta.

Dejamos reposar el arroz y servimos.

Nota: en el plato se pueden utilizar otras verduras como champiñones, setas, espárragos trigueros, judías verdes… ya hemos dicho que el arroz admite de todo.

¡Feliz cocina!

champinones-rellenos

Ingredientes

  • 4 Champiñones XL
  • 150 g. de mozzarella rallada
  • 1 calabacín mediano
  • Menta fresca
  • Vinagre de Módena
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta

Elaboración

Los nuevos métodos de cultivos nos permiten disponer de este hongo durante todo el año, a diferencia del resto de setas salvajes que ya hemos utilizado anteriormente. El champiñón es quizá el hongo más popular y utilizado en cocina para preparar multitud de platos. Su sabor es neutro aunque recuerda ligeramente a la nuez, con muy pocas calorías y rico en fibra, vitaminas C y D y potasio. Para esta receta es preferible escoger los más grandes.

Lo primero que haremos será limpiar bien los champiñones. Los puristas dicen que es mejor con un cepillo suave y un trapo, sin meterlo bajo el grifo puesto que absorbe agua, pero también es cierto que es lo más cómodo. Esto lo dejamos a vuestra elección. Tras limpiarlos de una u otra manera, les quitamos el tallo y los metemos en una bandeja al horno con sal, pimienta y aceite y horneamos a 200º durante unos 10-12 minutos.

Los tallos los utilizamos ahora junto con el calabacín picándolos en dados muy pequeños. Los ponemos a rehogar en una sartén con un poco de aceite y sal y cuando estén pochados y hayan reducido en volumen, aliñamos con un chorrito de vinagre de Módena y menta fresca bien picada. Este será el toque fresco del plato.

Los champiñones, que ya lo has habremos sacado del horno, los rellenamos con la mezcla de calabacín y ponemos la mozzarella rallada por encima. Gratinamos y servimos con un poco de salsa rosa o tal cual. Hacedlos que son muy fáciles y extremadamente ricos.

¡Feliz cocina!


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.