15 marzo 2016 postre

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ingredientes para 12 torrijas

  • 1 barra de pan especial de torrijas
  • 1 litro de leche entera
  • 3 o 4 huevos (depende del tamaño)
  • Canela en polvo
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de miel oscura (bosque, brezo, eucalipto,…)
  • Aceite para freir

Elaboración

Dulce típico de Cuaresma y Semana Santa donde los haya, las torrijas tienen su base en pan, leche y azúcar con canela. Es una receta sencilla, pero es lenta y laboriosa, pues hay que dedicarle tiempo por la cantidad de pasos o etapas que hay que hacer con el pan. Sirven para comer de desayuno, de merienda o incluso de postre acompañadas incluso con natillas o helado. En Cantabria también se suelen hacer por Navidad.

En un bol grande se ponen la leche, la miel y el azúcar, se mueve y se pone a calentar bien al fuego o al microondas. Una vez caliente se le agrega una cucharadita de canela. Las torrijas saldrán de partir la barra trozos longitudinales, no rectos, para que salgan más grandes y jugosas. Si el pan es del día anterior, mucho mejor.

Se introducen 2 ó 3 en la leche y se dejan empapar bien; cuanto más caliente está la leche, menos tiempo necesitan. Cuando hayan absorbido bastante leche se sacan a otro plato, teniendo cuidado de no dejarlas en exceso para que se puedan manipular.

Se rebozan en huevo batido y se depositan en la sartén con el aceite caliente. Las dejamos unos 1-2 minutos por cada cara, depende de lo morenas que las queramos y se sacan a un plato con papel absorbente, para que absorban todo el aceite.

Finalmente se colocan en otro plato donde se les espolvorea con un poco de azúcar con canela y se sirven en el plato.

Hay muchas formas de presentarlas, pero creemos que así es como más naturales y ricas están. En algunos casos se puede desear agregar almíbar o jarabe hecho con vino blanco dulce, miel y el zumo de un limón dejando cocer durante 15 minutos para que pierda el alcohol y espese. También se pueden presentar bañadas en leche, con helado, con nata… hay multitud de preparaciones.

Para su conservación se pueden dejar tapadas hasta una semana en el frigorífico intentando darles la vuelta cada dos días para que estén más jugosas. En este caso lo mejor es templarlas en el microondas durante 30 segundos para que recuperen su textura y sabor.

¡Feliz cocina!

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *