11 diciembre 2011 aperitivo

croquetas-queso-azul

Ingredientes

  • 100 g. de harina
  • 500 ml. de leche
  • 75 g. de mantequilla
  • Nuez moscada
  • Pimienta
  • 125 g. de queso azul en crema
  • 5-6 dados de queso azul tipo cabrales, roquefort (opcional)
  • Pan rallado
  • 1 huevo
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación

Yo suelo utilizar un queso azul en crema que viene ya preparado de President, con una tarrina es suficiente. Los dados de queso azul es opcional, y hay veces que lo utilizo y otras que no, pero sirve para darle un poco de color con puntas azules/verdes a la masa, ya que el otro es una crema casi blanca. Son ideales para amantes del queso.

Comenzamos por hacer la típica bechamel dejando derretir la mantequilla en un cazo junto con un poco de aceite para que no se queme. Añadimos la harina y este paso es fundamental. No añadiremos la leche hasta que el roux (ver glosario) esté bien uniforme y no muy espeso. Si hay grumos de algún tipo, luego no quedará fina. Hay que dejar rehogar bien la harina para que pierda sabor.

Hay mucha leyenda sobre si incorporar la leche templada, fría, de poco en poco, toda de golpe… yo la voy añadiendo poco a poco, pero sin preocuparme mucho de la temperatura. Hay que estar durante 10-15 minutos y que vaya espesando poco a poco, cuando veáis que esté bien espesa, que casi no puede hacerse pompitas del calor, es cuando está. El queso se debe añadir casi al final, bastará que se derrita para que toda la crema coja el sabor. Tened en cuenta que luego espesa un poco más.

Aunque se recomienda dejar de un día para otro, podemos usar la masa si tenemos prisa a las 2-3 horas, habiendo dejado enfriar bien en la nevera y cuando veamos una masa compacta y manejable para hacer las croquetas. Yo suelo ayudarme con un cuchillo para cortarlas en cuadrados más o menos iguales y luego les doy forma; redondas o en forma de croqueta según me da, eso es indistinto. Hay quien también mete la masa caliente en una manga pastelera y deja enfriar, para luego solo tener que cortar sin manosear mucho. Eso como mejor os venga.

Cuando hayamos elegido la forma deseada, las pasamos por huevo, pan rallado y freimos en sartén con aceite bien caliente, para evitar que se rompan. Tened en cuenta que el interior ya está cocinado y sólo queremos darles un pequeño dorado exterior. Dejáis escurrir en un plato con papel absorbente y se sirven en una fuente. Se puede acompañar de patatas paja.

Os recomiendo hacerlas (y que nos contéis el resultado en los comentarios), sobre todo si sois amantes del queso, triunfan seguro.

¡Feliz cocina!

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • Ana

    Tiene super buena pinta pero por mas que leo y releo la receta no se cuando hay que añadir el queso, si antes d ela leche, si a la vez que la leche, si despues de la leche….ayuda

  • cocinero

    Debes añadirlo en la bechamel, una vez hayas añadido la leche y esté casi a punto. Ten en cuenta que el queso simplemente hay que dejar que se derrita un poco y ya cogería el sabor toda la crema.

    Lo aclaramos en la receta porque es verdad que no está muy claro.

    Gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *