20 abril 2012 carne

conejo-con-pisto

Ingredientes para 4 personas

  • 1 conejo
  • 500 ml. de caldo de verduras
  • 1 bulbo de hinojo
  • 2 cebollas (aunque sale más fino con cebolletas, poner 3)
  • 1 calabacín
  • 1 pimiento verde
  • 2 zanahoria
  • 2 tomates maduros
  • 1 hoja de laurel
  • 3 dientes de ajo
  • 1 dl. de vino blanco
  • 3-4 ramas de tomillo
  • Sal y pimienta
  • Pimentón
  • Aceite de oliva

Elaboración

Hay otras formas de comer el conejo que se salen de las habituales al ajillo, a la brasa, con arroz, con alioli… y esta que proponemos es sin duda una de las mejores y que más sabor se obtiene. El toque de las verduras es único y especial y que no se consigue con otras piezas de monte ni aves ni de granja (pollo, pavo, cerdo). Desde que la descubrí sólo de pensarlo se hace la boca agua.

Para obtener un buen resultado debemos tener cierto orden en la cocina, son muchos conceptos, dos preparaciones en paralelo y puede llegar a pasarse el punto de algún alimento, por lo que recomendamos tener todos los ingredientes preparados.

Si el caldo de verduras ya lo tenemos, un paso menos a realizar y si no, podemos cocer la parte verde de algunos puerros, zanahorias, patatas y un poco de perejil durante 20-25 minutos y será suficiente.

Mientras tanto calentamos una sartén con aceite de oliva y añadimos un ajo sin pelar para que coja gusto el aceite. A fuego fuerte vamos pasando los trozo de conejo durante 2 minutos por cada lado, pretendemos dorarlos, no hacerlos.

En el mismo aceite añadimos las verduras cortadas en dados comenzando por los ajos picados, hinojo, cebollas, zanahorias y el pimiento verde. Rehogamos bien a fuego fuerte y añadimos el calabacín y los tomates rallados con un poco de azúcar para quitarles la acidez. Dejamos que consuma el agua del tomate y añadimos el tomillo y pimentón y a continuación el vino blanco sin que llegue a quemarse.

El vino blanco debe reducirse hasta la mitad y añadiremos el caldo de verduras colado. Vamos incorporando los trozos de conejo dorados junto con el jugo que ha soltado y dejamos cocer todo a fuego medio durante 10-12 minutos sin tapar. Si nos queda mucho caldo y nos gusta la salsa espesa, podemos añadir un poco de maizena diluida en agua fría. El resultado es realmente espectacular.

Sugerencia: el sabor del hinojo es muy especial, y aunque cada vez es más fácil de conseguir, puede no encontrarse con tanta facilidad. Se puede prescindir de él, pero realmente es lo que le da ese toque especial.

¡Feliz cocina!

También te puede interesar

    No hay entradas relacionadas

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *