23 diciembre 2012 postre

a00571873 215

Ingredientes

  • 200 g. de chocolate negro con un 70% de cacao
  • 4 huevos
  • 100 g. de azúcar normal o glacé
  • 100 g. de mantequilla
  • 1/2 cucharadita de postre de bicarbonato
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 80 g. de harina de trigo
  • 80 g. de nueces

Elaboración

El brownie de chocolate tiene una textura muy particular. Para algunos es mucho más seco y poco esponjoso a diferencia de un bizcocho y para otros puede resultar poco crujiente. El truco está en saber acompañarlo correctamente. Nadie podrá resistirse a un brownie con helado de vainilla, con o sin salsa de chocolate caliente. ¡Triunfaréis seguro!

Mientras vamos preparando la masa, lo mejor es calentar el horno a unos 180º. El recipiente donde lo cocinaremos debe ser una fuente para horno, a ser posible rectangular y ancha, pues así saldrán más brownies de un espesor de unos 7-8 centímetros. Untamos con mantequilla y espolvoreamos ligeramente con harina. También se puede espolvorear con chocolate en polvo, aunque no lo veo necesario.

En un cuenco apto para microondas ponemos el chocolate en trozos y la mantequilla. Programamos unos 2 minutos para que no se queme el chocolate. Tened en cuenta que no es necesario que salga derretido, sino que al removerlo y mezclarlo tendrá suficiente calor como para fundir.

En un bol grande batimos los huevos y el azúcar con ayuda de una varilla e incorporamos la vainilla y el bicarbonato. Añadimos la mezcla de chocolate y seguimos batiendo. Debe quedar una masa uniforme.

Aquí llega la hora del gimnasio. Tamizamos la harina y vamos añadiendo a la mezcla anterior. Os recomiendo sustituir la varilla por una espátula para mezclarlo mejor. Debe quedar una masa bastante consistente pero uniforme, bien mezclada.

Ya sólo queda verter la masa sobre la bandeja de horno. Añadimos las nueces ligeramente troceadas por la superficie, intentado hundirlas ligeramente. De esta manera cuando suba un poco, las cubrirá casi en su totalidad y quedarán exquisitas.

En el horno debe estar en torno a unos 30-40 minutos, dependiendo del horno. Tampoco debe quedar demasiado seco y siempre es mejor ir mirando para no pasarnos. Un buen truco es poner cuando hayan pasado 15-20 minutos, un poco de papel aluminio que lo cubra y evitar así que se queme. Dejamos enfriar, partimos en trozos al gusto y presentamos. Si es para postre, lo mejor es con helado y salsa de chocolate caliente. Si es para merienda, podemos espolvorear con azúcar glace.

¡Feliz cocina!

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Naiara

    Este fin de semana aprovechando una celebración me lancé a hacerlo siguiendo vuestros pasos. Le puse menos cantidad de nueces porque me parecían muchas, eso va a gustos supongo. Pero por lo demás quedo increíble tanto de aspecto como de sabor y ha sido muy facilito de hacer!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *