13 octubre 2015 arroz

arroz-pina

Ingredientes

  • 150 g. de piña en dados
  • 12 langostinos pelados
  • 125 g. de pollo
  • 2 huevos
  • 350 g. de arroz ya cocido (largo a ser posible)
  • 1 cucharadita de curry en polvo
  • 1 cucharadita de soja
  • 1 cucharada de azúcar
  • 50 g. de anacardos fritos (sin sal a ser posible)
  • Media cebolla
  • Aceite de girasol
  • Sal y pimienta

Elaboración

Desde que descubrimos aquel arroz con piña de Restaurante Kyoto no hemos dejado de intentarlo en casa sin mucho éxito. Pero creemos que esta es la definitiva y que, sin llevar los mismos ingredientes ni ser idéntico, creo que se le parece mucho, además de ser un éxito en casa. Queda muy auténtico servirlo en la misma cáscara de piña, pero si no tenéis o no queréis comprar una entera, se puede servir en un cuenco chulo.

Comenzaremos partiendo la piña por la mitad y vaciando con la mejor de vuestras mañas una de las mitades en los trozos más grandes posibles. Nosotros fuimos metiendo el cuchillo por los bordes e inclinándolo un poco para ir cortando el fondo. Parece que no se dio tan mal. Quitado el tronco más fibroso, partimos en dados que sean aptos para meter en la boca sin partir. Reservamos.

El arroz lo lavamos bien en un colador o chino bajo el grifo hasta que deje de soltar almidón. Lo llevamos a ebullición el tiempo que indique el fabricante hasta que esté cocido, con cuidado que no se apelmace en exceso. Para ello es bueno no cocerlo del todo y dejarlo ligeramente duro, que luego se terminará haciendo con el resto de ingredientes.

Es el momento de cocinar el resto de ingredientes. Es importante que tengamos todo preparado porque el tiempo de cocción de cada uno es muy bajo y necesitaremos ir añadiendo casi sin pausa. En un wok o sartén ancha añadimos el aceite vegetal y doramos muy ligeramente los langostinos; 20-30 segundos por cada lado. Sacamos y reservamos. A continuación añadimos el pollo en trozos de un tamaño apto para llevarse a la boca y lo freímos por todos sus lados. Apartamos a un lado de la sartén y añadimos los huevos batidos rompiéndolos en trocitos.

Ahora es el momento de añadir el arroz y el curry en polvo, moviendo bien para que se integren todos los sabores, permitiendo que el curry se tueste y desprenda todo su aroma. Añadimos la pimienta, el azúcar, la salsa de soja, los anacardos, la cebolla bien picada y rehogamos durante unos segundos. Probamos de sal por si tuviéramos que añadir más. Tened en cuenta que la salsa de soja es salada, más la china que la japonesa.

Ya sólo nos falta añadir la piña y los langostinos, que podemos haberlos troceado si son muy grandes o enteros en caso contrario. Recordad guardar algunos enteros para la presentación. Añadimos el cebollino, rehogamos 10 segundos y servimos en la propia piña. El éxito está garantizado.

¡Feliz cocina!

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *